Archive for the ‘Enfermedades en Bebés’ Category

¿Qué es la Espina Bífida?

diciembre 13, 2009
La Espina Bífida es un trastorno en el cual existe un desarrollo anormal de los huesos de la columna, de la médula espinal, del tejido nervioso circundante y del saco con líquido que rodea a la médula espinal,provocando que una parte de la médula espinal y de las estructuras circundantes se desarrollen por fuera y no por dentro del cuerpo. Dicha anomalía puede producirse en cualquier parte de la columna vertebral.

Tipos de Espina Bifida

– Espina bífida oculta – presentación leve de espina bífida en la cual la médula espinal y las estructuras circundantes permanecen dentro del cuerpo del bebé, pero los huesos de la región lumbar no se forman de manera normal.

– Meningocele – presentación moderada de espina bífida en la cual se puede observar un saco con líquido en la columna.

– Mielomeningocele – presentación grave de espina bífida en la cual la médula espinal y los tejidos nerviosos se desarrollan por fuera del cuerpo y se encuentran dentro de un saco con líquido que puede observarse en la parte exterior de la columna.

Causas:
Las anomalías tienen su origen en una combinación de genes heredados de ambos padres que se suma a distintos factores ambientales. Debido a esto, estas anomalías se consideran rasgos hereditarios multifactoriales, es decir, “muchos factores”, tanto genéticos como ambientales, que contribuyen a su aparición.

Algunos de los factores ambientales que contribuyen a estas anomalías incluyen la diabetes no controlada en la madre y determinadas prescripciones médicas.

Sintomas:

Aspecto anormal de la espalda del bebé, que puede variar desde una zona pequeña cubierta de vello, un hoyuelo o una marca de nacimiento hasta una protrusión en forma de saco ubicada a lo largo de la columna.
Problemas intestinales y vesicales (por ejemplo, estreñimiento, incontinencia)

Pérdida de la sensibilidad por debajo de la zona de la lesión, en especial en los bebés que nacen con meningocele o mielomeningocele.
Incapacidad para mover la parte inferior de las piernas (parálisis)

¿Cómo controlar la espina bífida?
El control específico de la espina bífida será determinado por el médico de su bebé basándose en lo siguiente:

La edad gestacional de su bebé, su estado general de salud y los antecedentes médicos

La gravedad y el tipo de espina bífida

La tolerancia de su bebé a determinados medicamentos, procedimientos o terapias

Las expectativas para la evolución de la espina bífida
Su opinión o preferencia.

Las intervenciones quirúrgicas pueden ser necesarias para lo siguiente:

– Reparación y el cierre de la lesión

– Tratamiento de la hidrocefalia

– Problemas ortopédicos
Los problemas ortopédicos pueden incluir curvaturas en la columna, luxaciones de cadera, deformidades en el tobillo y el pie y músculos contraídos. Los bebés y los niños con espina bífida son vulnerables a las fracturas de huesos ya que estos suelen ser más débiles que lo normal.

– Problemas intestinales y vesicales
Estos problemas pueden requerir cirugía para mejorar la función de la eliminación, para la incontinencia, el estreñimiento o cuando la vejiga no se vacía por completo.

No todos los bebés necesitan una corrección de la espina bífida mediante cirugía. El control de la espina bífida sin cirugía puede incluir:

– Rehabilitación

– Soportes posturales (para ayudar al niño a sentarse, acostarse o estar de pie)

– Aparatos ortopédicos y férulas (para prevenir deformaciones y brindar sostén y protección)

– Medicamentos

Más Información: Health System
Foto Cortesía de: CDC (Centers for Disease Control and Prevention, National Center on Birth Defects and Developmental Disabilities)

Cólicos del Lactante: Llanto inconsolable

enero 7, 2009
¿Qué son los cólicos en bebés?

Los cólicos son situaciones de llanto intenso e inconsolable que pueden producirse desde las primeras semanas de vida del bebé y pueden prolongarse hasta aproximadamente el cuarto mes. Esta alteración generalmente se produce en horas de la noche y puede darse en un promedio de 3 horas diarias, 3 días a la semana durante 3 semanas.

Ese llanto intenso es acompañado por movimientos constantes de sus extremidades, espalda arqueada, pataleos, ruidos a nivel del estómago fácilmente audibles, pudiendo desencadenar también un rechazo al seno o biberón cuando es alimentado.

Los bebés con cólico lloran más que la mayoría. Cuando lloran pueden acercar los brazos y las piernas hacia sus cuerpos y puede parecer como que están sintiendo dolor. Inclusive se pueden poner colorados por el llanto.

Un bebé que llora mucho a causa del cólico puede absorber gran cantidad de aire, generando mayor cantidad de gases y más molestias para él.

Posibles causas del Cólico

  • La inmadurez de los intestinos. Se considera que estos alcanzan su desarrollo aproximadamente hacia el cuarto mes de vida del bebé.
  • Alergia o intolerancia a algunos alimentos. Estrechamente ligado a la inmadurez del aparato digestivo el cual aun no se encuentra suficientemente fuerte como para tolerar algunas sustancias.
  • El estrés. No hablamos de estrés por preocupaciones, trabajo o problemas en el bebé, sino el que se puede producir por un ambiente inadecuado para el bebé, por ejemplo lugares de constante ruido y sonidos perturbadores, la angustia generada por las personas a su alrededor así como también la sensación de incapacidad y la conducta que adopten los padres hacia esta situación.
  • El estreñimiento. Puede ser otra de las causas, un bebé estreñido generalmente no puede expulsar los gases debido a que las heces forman una especie de bloqueo que impiden su salida, esto hace que se acumulen y sean dolorosos.

¿Cómo calmar al bebé?

  • Coloque un biberón con agua tibia sobre el estómago del bebé; asegúrese de que éste no esté muy caliente.
  • Meza a su bebé sentándolo sobre usted en una silla mecedora o mézalo dentro de una cuna.
  • Coloque a su bebé en un columpio de cuerda asegurándose de que el bebé pueda sostener su cabeza.
  • Dele un baño con agua tibia a su bebé.
  • Dele un chupón a su bebé.
  • Frote suavemente el estómago de su bebé.
  • Envuelva al bebé en una cobija suave.
  • Ponga al bebé en un coche y salga a caminar.
  • Dé un paseo en carro colocando el bebé dentro de un asiento de automóvil para bebé. El movimiento continuo y suave tiende a calmarlos.

¿Cómo reducir los Cólicos?

  • Si el bebe se alimenta con fórmula, el pediatra de pedirá que la cambie por una hidrolizada o hipoalergénica.
  • Si se alimenta de pecho, la madre debe mejorar su hábito alimenticio, llevando una dieta estricta eliminando los productos lácteos, cítricos y alergenos en general.
  • Alimentar al bebé en menores cantidades pero con mayor frecuencia puede ayudar a que su organismo no se sienta saturado.
  • Si se siente frustrado, inseguro, preocupado trate de buscar alguien que lo ayude o acompañe, recuerde que su angustia puede perjudicar al bebé.

La Fiebre en Bebés y Niños

diciembre 13, 2008
Qué es la fiebre y por qué se produce?
La fiebre es quizás una de las alteraciones más comunes que sufren nuestros bebés. La Fiebre aparece como mecanismo de rechazo y defensa en contra de gran variedad de organismos que atacan de una u otra forma el cuerpo del bebé. Consiste en un aumento de la temperatura normal del cuerpo. Esta se considera normal entre los 37° y los 37.4°, siendo a partir de 37.5° que se considera como cuadro febril. Sin embargo estos valores pueden variar de acuerdo a la edad, actividad, el clima y el momento del día. Por eso es importante observar muy bien si el bebé presenta otros síntomas para asegurar que se trata o no de fiebre.
Este aumento de la temperatura desequilibra el organismo pudiendo provocar otras molestias, como dolor de cabeza, pesadez general, sensación de escalofrío y deshidratación. En este sentido se entiende la fiebre como un efecto y no como la causa. Al igual que la diarrea son medios de defensa que activa el cuerpo para tratar de eliminar cualquier organismo patógeno que esté causando alteraciones en el mismo.
Para entender mejor el proceso de la fiebre tomemos como ejemplo lo siguiente: la gripe es la enfermedad, ésta es causada por virus amplios en variedad, unos mas fuertes otros mas débiles, pero atacan al cuerpo de manera muy similar. Una vez alojado en el cuerpo del bebé, entrar en acción un mecanismo de defensa para combatirlo, para ello eleva la temperatura corporal (proceso que se conoce como fiebre), con el fin de crear condiciones no aptas para que el virus sobreviva, como sabemos estos organismos tienen muy pocas posibilidades de sobrevivir y reproducirse en temperaturas mayores a 37.5°.
Desde este punto de vista la fiebre está realizando una acción positiva para la salud del bebé y no es considerada como una enfermedad, pero también puede afectar el metabolismo normal, generando otras alteraciones que deben ser controladas y tratadas adecuadamente.
No se debe tratar de eliminar la fiebre, recordemos que este proceso está realizando una labor importante en contra del virus o bacteria que la causa, el objetivo es controlarla para evitar que las altas temperaturas sean causa de otras afecciones.
Consejos para controlar la Fiebre en Bebés y Niños

  • Bañar al bebé con agua tibia. Se puede colocar agua tibia en una bañera, luego meter al bebé y tratar que el agua llegue a nivel del ombligo del bebé, luego con la misma agua frotar el cuerpo del bebé utilizando un paño suave, esto permitirá que los poros se dilaten y ayuden al descenso de la temperatura. El baño puede durar unos 15 minutos o de acuerdo al animo del bebé.
  • No abrigar demasiado al bebé, al contrario se debe tratar de mantener con ropa muy ligera, para permitir un ambiente fresco.
  • Nunca utilizar el alcohol u otra sustancia fría para tratar de bajar la fiebre, está comprobado que éstas sustancias contraen mas los poros y pueden empeorar las condiciones causando temblores haciendo que el cuerpo eleve mas la temperatura.
  • Dar abundante líquido, más frios que cálidos pero adecuados para ser consumidos por el bebé, recuerda que las fiebres pueden hacer perder bastante liquido a través de la sudoración y es muy importante mantener hidratado al bebé.
  • En cuanto a los medicamentos, generalmente se utiliza el acetaminofeno (paracetamol), pero no debe ser automedicado, y mucho menos cuando no se sabe la causa de la fiebre. Por eso es importante acudir al pediatra ya que es el indicado para determinar que medicamento puede ser usado luego de haber detectado la causa de la fiebre.
Una de las complicaciones que comúnmente preocupan a los padres cuando el bebé presenta fiebre alta es la posibilidad de que presenten convulsiones febriles. Las convulsiones febriles son espasmos musculares que se pueden producir en ambos lados del cuerpo, generalmente son breves y ocurren una vez en 24 horas, sobre todo cuando la temperatura comienza a aumentar repentinamente. Por lo general las convulsiones febriles no producen daño alguno al bebé, pero puede ser sumamente aterradora para los padres. El cuerpo del bebé se endurece, revuelve los ojos y no responde cuando le hablan. En otros casos, el niño puede caer al piso y sacudir bruscamente los brazos y piernas.

Bebés con Estreñimiento – Causas y Cómo Aliviarlo

noviembre 8, 2008
El estreñimiento es la dificultad que presenta el bebé para eliminar las heces de su organismo, éstas van acumulándose en los intestinos y debido a un retardo en el movimiento del mismo, prolongan el tiempo que deben permanecer en ellos, esto hace que el cuerpo pueda reabsorber el líquido contenido en esas heces convirtiéndolas mas secas y duras. A medida que pasa el tiempo siguen acumulándose siendo más difícil expulsarlas. La consistencia de dichas heces se torna tan dura que puede ocasionar daños en los alrededores del ano causando algunas fisuras y provocando ciertas hemorragias. Esto empeora más la situación ya que se asocia el proceso de evacuación con dolor lo que hace que se retrase más el proceso por miedo y se empeore el estreñimiento.

En ocasiones se suele confundir o asociar el estreñimiento con las pocas deposiciones que pueda tener el bebé en un día, más aún si se alimenta con leche materna, por ser ésta completamente líquida es absorbida casi en su totalidad lo que hace que después de ser digerida no genere muchos residuos o heces.

Para poder asegurar que se trata de estreñimiento debemos tener varios aspectos en cuenta:

1.- Si el bebé tiene pocas deposiciones al día, incluso puede pasar más de 2 días sin hacerlo pero cuando lo hace las heces son de consistencia normal, pastosas o semilíquidas no se puede considerar estreñimiento, tendría que ver mas con un cambio en su metabolismo relacionado también con el tipo de alimento que esta recibiendo.

2.- Un bebé estreñido generalmente se podrá observar con una barriguita mas grande de lo normal, esto debido no solo a la acumulación de las heces, sino también de gases, lo que puede facilitar la aparición de cólicos sobre todo en horas de la noche, haciendo que tu bebé esté mas irritable y tenga situaciones de llanto incontrolables.

3.- Si el bebé al momento de hacer su caquita no demuestra ninguna molestia o llanto después de haber pasado un lapso mayor sin tener una deposición, y al hacerla no tiene características de estar seca y dura, es un buen indicio por lo tanto no deberíamos pensar en estreñimiento aun, pero si por el contrario el bebé comienza a llorar trata de tocarse por las nalguitas, se pone rojo y puja mucho, quiere decir que le esta costando mas de lo normal, debido a el endurecimiento de las heces, en este caso si se puede hablar de estreñimiento.

Estas son algunas características que nos pueden ayudar a identificar si nuestro bebé puede estar o no estreñido, ahora veamos cuales pueden ser las causas y que podemos hacer para aliviarlo.

Posibles Causas del Estreñimiento en Bebés


Alimentación Inadecuada:

La leche materna debe ser el alimento exclusivo en los primeros 6 meses de vida del bebé, así lo recomiendan la UNICEF y la OMS, sin duda que no cumplir con esta afirmación coloca la balanza a favor de que tu bebé sufra de estreñimiento. Los altos nutrientes que contiene la leche materna no pueden ser sustituidos por ningún otro producto, además es muy fácil de digerir, por el contrario las fórmulas tienden a ser un alimento más sólido, y otorgar al bebé una dieta basada úicamente en fórmulas puede favorecer el estreñimiento.

Si el bebé es mayor a los 6 meses de edad y se alimenta con algunas comidas sólidas, puede deberse a que está llevando una dieta pobre en fibra, y consumiendo muy poco líquido, pudiendo aumentar la tendencia de que el bebé presente estreñimiento.
El Estrés:
Esta comprobado que los niños pueden llegar a sentir el estrés que se pueda generar en su entorno, las situaciones de angustia, miedo, rabias e inseguridad de sus padres. Sin duda que estas alteraciones emocionales afectan el metabolismo de nuestro organismo y más aún el de un bebé. Los intestinos realizan movimientos con el fin de ir llevando las heces hacia adelante hasta expulsarlas, las situaciones estresantes pueden provocar que estos movimientos se retrasen o sean mas lentos, provocando que los alimentos se acumulen y se sequen, formando una especie de barrera de heces secas difícil de eliminar tanto por su tamaño como por su dureza.

¿Qué podemos hacer para aliviar el estreñimiento?

Lo primero es estar seguro que tu bebé esta realmente estreñido.
  • Si es menor a 6 meses, lo mas recomendable es alimentar con leche materna exclusiva, en algunos casos se suele suspender la fórmula hasta que el bebé recupere la normalidad.
  • Si es mayor a 6 meses y consume comidas sólidas, dar una dieta rica en fibra, frutas y verduras, en forma de papillas y jugos. Esto ayuda a que la consistencia de las heces sea más suave y pastosa.
  • Puede ser de ayuda para el bebé colocar un poco de vaselina en los alrededores del ano para que las heces se deslicen con mayor facilitad y evitar que se produzcan fisuras.
  • Algunos padres suelen introducir la punta de un termómetro con vaselina por el recto y girarlo suavemente para estimular el bebé a que realice su deposición.
  • En la mayoría de los casos no se requieren medicamentos, pero cuando la obstrucción es mayor algunos pediatras recomiendan utilizar como ultimo recurso un enema laxante para ayudar al bebé a expulsar las heces, generalmente se usa solo en casos severos, cuando ninguna las recomendaciones anteriores ayuda a aliviar el estreñimiento.
Siempre en casos de estreñimiento en bebés lo mas indicado es recurrir al pediatra para que descarte cualquier otra causa no común de esta alteración.

El Reflujo Gastroesofágico en Bebés

octubre 7, 2008
Es el proceso de retorno de cierta cantidad de alimento que luego de haber entrado al estómago regresa a través del esófago siendo expulsado en forma de “buches”; generalmente se produce después de comer o en el momento de expulsar los gases. La expulsión puede ser leve apenas lograr salir de la boca, o fuerte al punto de salir por la nariz y entrar en las vías respiratorias causando en ocasiones ahogamiento en el bebé.

Esto ocurre debido a la inmadurez del Esfínter Esofágico inferior o lo que popularmente conocemos como la boca del estómago; en los bebés de 0 a 6 meses este músculo aún no tiene la fuerza necesaria para ejercer sus funciones de abrir para permitir el paso de los alimentos hacia el estómago y cerrar para impedir que regresen.

Normalmente el esfínter debería permanecer cerrado, y solo abrirse para permitir la entrada de los alimentos. Pero en los primeros meses de vida del bebé esta parte de su organismo aún no está completamente desarrollada, en consecuencia no realiza su función motora como debería, permaneciendo abierto, lo que permite que el alimento pueda regresarse y ser expulsado en forma de buches con cualquier movimiento brusco, exceso de alimentos, o con la expulsión de los gases.

Afortunadamente este problema desaparece aproximadamente hacia el sexto mes de vida del bebé, a esta edad el esfínter esofágico encargado de controlar la entrada de los alimentos y cerrar para que estos no regresen, se ha fortalecido y desarrollado, adquiriendo fuerza suficiente para realizar su función motora de forma normal.

Es importante destacar que aunque esto se pueda considerar normal que suceda después de cada comida, debemos saber diferenciar cuando deja de serlo. Generalmente se considera normal pequeños restos de alimento que apenas logran salir de la boca del bebé con la expulsión de los gases o espontáneamente, manteniendo su color y olor natural. En cambio cuando esto aumenta tanto en cantidad como en numero de veces, y además el alimento es expulsado con mayor fuerza teniendo un olor mas ácido y un color amarillento, se puede considerar como vómitos, y se debe buscar asistencia médica inmediata para que sea el pediatra que determine la causa y el tratamiento a seguir.

Causas del Reflujo:
  • Colocar al bebé en una posición inadecuada para alimentarlo; por ejemplo semi-acostado o completamente acostado, las posiciones horizontales aumentan la posibilidad de que se produzca el reflujo.
  • Movimientos bruscos después de haber comido; subir o bajar al bebé bruscamente, mantenerlo en posición horizontal después de comer sin esperar el tiempo correspondiente para que el bebé asimile el alimento, provocando que el alimento se regrese con mayor facilidad.
  • Excesos en la alimentación; suministrar alimentos exageradamente al bebé puede saturarlo y superar la capacidad de su estómago, trayendo como consecuencia el reflujo.
  • No esperar lo suficiente como para que los alimentos bajen correctamente, y el bebé expulse los gases después de cada comida.
Recomendaciones para evitar el Reflujo:
  • Alimentar al bebé en posición vertical, esto ayuda que los alimentos bajen con mayor facilidad y evitar su retorno. Nunca alimentarlo acostado.
  • Alimentar en cantidades adecuadas, puede disminuir la cantidad de alimento pero aumentar la frecuencia, así asegura la buena alimentación y previene el reflujo.
  • Ayudar al bebé a expulsar los gases después de cada comida, por lo menos durante quince minutos en posición vertical.
  • No mover al bebé bruscamente después de las comidas; tratar de mantenerlo lo mas relajado posible.
  • No acostar al bebé inmediatamente después de comer; si está dormido tratar de mantenerlo al menos quince minutos en posición vertical, mientras expulsa los gases y el alimento haya bajado completamente.
  • En ocasiones cuando el proceso de reflujo es muy fuerte o la cantidad de alimento que regresa es abundante suele pasar a las vías respiratorias, ocasionando cierta obstrucción momentánea. Luego de de esto algunos pediatras recomiendan el suministro de soluciones nasales que ayuden a descongestionar esa área del sistema respiratorio.

Mucosidad y Sangre en las Heces del Bebé

octubre 2, 2008
Los primeros meses de vida del bebé representan un gran reto y muchos obstáculos a superar tanto para él como para los padres. En ese lapso de tiempo el bebé está expuesto a nuevas amenazas que aún su organismo no está lo suficientemente fuerte para combatir.

Sin duda que ver en las deposiciones (heces) de nuestro bebé ciertas cantidades de mucosidad acompañada con puntos o pequeños coágulos de sangre, nos puede alarmar y asustar, y no es para menos ya que esta situación es un poco delicada y puede complicarse si no se trata adecuada y rápidamente.

Generalmente las deposiciones que contienen moco y sangre son bastante líquidas, esto debido a que obedecen a un mecanismo de rechazo que está sucediendo en los intestinos. Se dice que tanto los intestinos del bebé como el aparato digestivo completo no está completamente desarrollado en los primeros meses de vida, lo que lo hace muy vulnerable a sufrir alteraciones, y aumenta la posibilidad de que se presenten malestares como los Cólicos, gases, entre otros. No es sino hasta el sexto mes aproximadamente que el aparato digestivo del bebé está mucho más fortalecido y desarrollado para afrontar cualquier enfermedad así como tolerar las sustancias de algunos alimentos, que en sus primeros meses de vida generaron algún desequilibrio en su organismo.

Entre tanto durante esos primeros meses de vida debemos ser estrictamente cuidadosos en la alimentación y las cosas que le damos al bebé para jugar, con el fin evitar que de forma innecesaria contraiga enfermedades.

Esta claro que a veces aunque tengamos el mayor cuidado, y una estricta higiene nuestro bebé puede presentar cuadros de diarrea, que en muchos casos vienen acompañados con un poco de mucosidad y sangre.

Causas
Cuando esta situación se presenta lo primero que queremos saber es que está causando esta situación, como ya hemos mencionado en otro Artículo La Diarrea, es una alteración causada por virus, bacterias, alergia a alimentos, y muy raro en edades de 0 a 4 meses por parásitos.

Ahora bien ¿Por qué se produce la mucosidad y la sangre?
Para responder esto es necesario conocer un poco como funciona esa parte en donde se está produciendo la alteración. Los Intestinos están rodeados en su interior por una membrana cuya función es protegerlos de agentes externos para que no dañen las paredes de los mismos, cuando estos son atacados por cualquiera de las causas anteriores virus, bacterias, sustancias de alimentos, parásitos, el primer daño se produce en esa membrana, la cual es rechazada o desprendida del intestino con el fin de deshacerse de las bacterias o los agentes dañinos alojados en ella, y así combatirlos, cuando se produce este desprendimiento, puede resultar que en ese proceso se libere un poco de sangre, y luego todos esos restos son expulsados del cuerpo en las deposiciones, siendo visibles, y es lo que conocemos como mucosidad y sangre en las heces. La sangre de color rojo intenso también nos ayuda a determinar donde está produciéndose el daño, es decir, cuando la sangre proviene de una parte alta como el estomago, puede verse en las heces manchas marronas oscuras o negras debido al proceso digestivo y los ácidos gástricos que alteran la composición de la sangre y color, o quizás no sea visible al ojo, en cambio cuando proviene de partes bajas como los alrededores del recto y ano, el tiempo que tarda en salir es muy corto para que se alteren sus características normales y es por eso que es visible con un color rojo intenso en las deposiciones del bebé.

Tratamiento
En estos casos lo mas recomendable es buscar asistencia medica inmediata, ya que el Pediatra es el indicado para determinar a través de la realización de pruebas lo que esta causando el daño en el bebé, como debe ser tratado.

Sin embargo se puede recomendar según sea el caso lo siguiente:

Viral:
Como hemos mencionado en otros artículos los virus viven por ciclos, al culminar dicho ciclo desaparecen y con ellos la infección. Generalmente no requieren ser tratados por medicamento alguno. Pero para contrarrestar la pérdida de líquido es recomendable dar abundante líquido (agua, suero oral), se puede complementar la alimentación con agua de arroz.

Bacteriana:
Contrario al virus, ésta se reproduce y va atacando progresivamente, puede causar mayor daño, aunque el organismo puede desarrollar defensa para contrarrestarlas, generalmente los médicos recurren a la utilización de antibióticos para atacar y destruir la bacteria con mayor rapidez. Lo principal en estos casos, es no evitar que el bebé se deshidrate, ya que en este cuadro diarreico, el pequeño cuerpo del bebé puede perder gran cantidad de líquido en poco tiempo.

Alergia a algunos Alimentos

No existen medicamentos para combatir esta alteración, ya que no es una enfermedad sino una condición que generalmente desaparece hacia el sexto mes de vida del bebé. Si la madre amamanta, lo primero que se debe hacer es suspender de su dieta cualquier alimento que pueda ser alergeno, entre estos: lácteos (quesos, mantequillas), salsas en exceso, grasas, frutas cítricas, trigo, debido a que estas sustancias quizás no afecten a la madre pero pasan al bebé a través de la leche materna y pueden causarle daño. Si el bebé toma formula se recomienda utilizar una formula hipoalergénica, ya que reducen los componentes de la leche que pueden causar alergias y es mas fácil de asimilar por el organismo del bebé.

En algunos casos, muchas madres suelen eliminar la formula y alimentar a su bebé solo de la leche materna, pero claro está cumpliendo estrictamente la dieta que popularmente se conoce como dieta del arroz, se le llama así porque la madre debe hacer el sacrificio de eliminar gran variedad de alimentos de su dieta por el bienestar de su bebé.

En la mayoría de los casos después que un bebé atraviesa un cuadro diarreico, acompañado de mucosidad y sangre, luego de recibir el tratamiento adecuado, en mas o menos 4 o 5 días desaparecen estas alteraciones, sus deposiciones comienzan a estar mas sólidas, no presentan mucosidad ni sangre, y no son tan acidas, todos estos son indicios de que el bebé comienza a mejorar notablemente y ha desaparecido la infección.

La Diarrea en Bebés de 0 a 6 Meses

octubre 2, 2008

Generalmente los bebés entre 0 y 6 meses tienen deposiciones muy frecuentes, pueden tener entre 4 y 6 deposiciones en un solo día, algunos más, todo depende del metabolismo de cada uno. Pero hay algunas consideraciones a tener en cuenta para determinar si es o no normal lo que sucede en el bebé.

Se consideran normales si las deposiciones aunque sean un poco liquidas el bebé no presenta ningún cambio notable en su humor, apetito, u otros síntomas como fiebre y sobre todo cuando el alimento principal es la leche materna.

En cambio cuando las deposiciones del bebé son bastante liquidas, expulsadas con mayor fuerza, y se producen muchas veces al día, sumado a esto el bebé presenta otros síntomas como fiebre, vomito, irritabilidad, o perdida de peso, se debe tener mayor cuidado, debido a que se considera esto como un cuadro diarreico y se debe consultar al médico para determinar con exactitud que la está causando, y cual es el tratamiento a seguir.
La Diarrea es definida como un conjunto de alteraciones que se producen en el sistema gastro digestivo del bebé y generalmente causadas por virus, bacterias, y otros agentes que alteran las condiciones normales de esa parte del cuerpo ocasionando deposiciones totalmente liquidas, acidas, a veces acompañadas con mucosidad y sangre, que pueden provocar efectos secundarios como deshidratación y daños en las paredes intestinales.

¿Cuáles son las causas mas frecuentes de Diarreas en Bebés?
La Diarrea por si sola no es la causa si no más bien el efecto, es decir, ésta es causada generalmente por virus y bacterias que se alojan en los intestinos, provocando alteraciones en el sistema digestivo del bebé, esto hace que se active un mecanismo de defensa y rechazo que conocemos como diarrea, y se produce mediante la expulsión casi inmediata de los alimentos y líquidos que entran al organismo, a su vez estas alteraciones generan un desequilibrio en los jugos gástricos provocando mayor acidez, los alimentos quedan mal digeridos, y no obtiene los nutrientes necesarios lo que a la larga se traduce en deshidratación.

Entre las causas comunes tenemos:

Virus
La Diarrea causada por virus generalmente no requiere ser tratada con ningún medicamento ya que estos tienen un ciclo de vida, una vez que se cumple desaparecen y así también la infección, pero siempre lo principal es evitar que el bebé se deshidrate, suministrándole abundante liquido, tratar de que coma lo suficiente, y de ser necesario introducir soluciones fisiológicas para reponer el líquido perdido.
Bacterias
Si la Diarrea es causada por una bacteria, el medico puede recurrir al uso de antibióticos bajo estricto control, lo primero que se toma en cuenta para determinar su existencia son los resultados de pruebas de sangre, especificamente los valores que presentan los leucocitos, linfocitos, y segmentados, el análisis de estos debe ser realizado por el medico tratante. De ser necesario en algunos caso se recurre a realizar un cultivo de heces del bebé, a través de éste se determina con exactitud la bacteria que está causando la infección, esto ayuda a combatirla más eficazmente.
Generalmente en cuadros diarreicos los médicos suelen suministrar probióticos, que son medicamentos que ayudan a reponer la flora bacteriana. La Diarrea como mecanismo de expulsión, trata de rechazar las bacterias que están causando la infección, pero en ese proceso también se eliminan bacterias que habitan normalmente en los intestinos conocidas como la flora bacteriana y que cumplen funciones importantes dentro del mismo. Para ayudar a reponer estas bacterias los médicos recurren a la utilización de probióticos que son medicamentos a base de microorganismos vivos que ejercen efectos positivos en el intestino ayudando a recuperar el equilibrio bacteriano del mismo.

Alergia a algunos Alimentos
Hemos visto como la diarrea puede ser causada por Virus y Bacterias, pero existe otro causante de esta alteración, que cada día mas niños la sufren, esta es la intolerancia o alergia causada por las sustancias contenidas en algunos alimentos.

Después de haber realizado las pruebas pertinentes, sin arrojar indicios ciertos de virus o bacterias, debemos apuntar nuestras sospechas a un cuadro alérgico en los intestinos o en alguna parte del sistema gastro-digestivo. El bebé a temprana edad solo se alimenta de leche materna o formulas, o quizás una combinación de las dos. Sin embargo, la OMS (La Organización Mundial de la Salud) afirma que el mejor alimento es la lactancia materna exclusiva, y no debe ser acompañado con otro ni siquiera agua por lo menos hasta cumplidos los seis meses de edad.

En estos casos lo primero es determinar que alimento puede estar causándola, si el bebé se alimenta con formula, se suele cambiar a una hipoalergénica, ya que estas reducen los componentes de la leche que pueden causar alergias. Si es alimentado solo con lactancia materna, la madre debe tener una dieta estricta evitando comer alimentos y frutas alérgenas, como cítricos, lácteos, y otros que contengan trigo, ya que está comprobado que estos alimentos son más propensos a generar alergias, y sus componentes pasan a través de la leche materna al bebé.

Otro aspecto que ayuda a determinar este causante de diarreas, es el hecho de que el bebé no baja de peso, su apetito es normal, y no presenta fiebre, lo que pareciera que esta completamente normal y sano a excepción de las deposiciones muy seguidas, y con olor acido. No por esto se debe dejar a un lado esta situación, al contrario se debe tener mucho cuidado para evitar daños mayores en las funciones gastrointestinales del bebé.

Complicaciones
La complicación principal de la diarrea a parte de la molestia e incomodidad que genera en nuestro bebé, es la deshidratación, como este es un mecanismo de rechazo, el cuerpo pierde mucho liquido, que muchas veces es mayor al que el organismo puede reponer u obtener de los alimentos y líquidos que obtiene por vía oral, teniendo que recurrir al suministro de soluciones fisiológicas por otras vías que ayuden a reponer el liquido perdido y evitar cuadros de deshidratación crónicos.

Tratamiento

  • Lo primero a suministrar es abundante líquido, y de ser necesario soluciones fisiológicas. Recordemos que la Diarrea va de la mano con la deshidratación, y el cuerpo de un bebé tiende a deshidratarse rápidamente.
  • Si el bebé no come alimentos sólidos aún, debe mantener la leche materna exclusiva, a demanda.
  • Si el bebé ya consume alimentos sólidos, se puede tratar con dietas basadas en verduras, frutas y algo de leche. Siempre teniendo cuidado de no incluir frutas cítricas, ni alimentos que puedan ser flatulentos.
  • En ambos casos se suele utilizar como remedio casero el agua de arroz, esta se prepara colocando 1 cucharada de arroz en cuatro tazas de agua, hervirlas hasta que el arroz este listo para consumo, luego se licua y se cuela, si le ofrecerá al bebe con la formula lo deja el agua de arroz mas liquida y si lo ofrecerá sola puede dejarla como chicha (espesita). Esto ayuda mucho ya que alimenta al bebé así como lo ayuda a disminuir la acidez en su organismo y por ende puede darle más consistencia a las deposiciones.
  • En caso de que el bebé presente fiebre, puede ayudarlo colocándole pañitos húmedos con agua tibia en la frente, no colocarle exceso de ropa, y de ser muy alta se puede tratar de bajar sumergiendo el cuerpo del bebé hasta la altura del ombligo en agua tibia por aproximadamente 15 minutos, al mismo tiempo frotarlo con un pañito suave y el agua tibia por todo el cuerpo, esto ayudará a abrir los poros y permitirá que el cuerpo se refresque, por ningún motivo, utilice alcohol en el agua, o de cualquier otra forma para tratar de bajar la fiebre, está demostrado que el alcohol utilizado en fiebres altas puede causar complicaciones, debido a que es una sustancia fría, que cierra los poros, generando un escalofrió interno en el bebé y puede llegar a causar un shock.

Recuerda que si tu Bebé presenta cuadros Diarreicos, o algunos de estos sintomas, aunque esta información te ayude mucho, lo primero que debes hacer es recurrir al Pediatra, o buscar asistencia médica.

La Pañalitis o Dermatitis del Pañal

septiembre 29, 2008
Una vez que el bebé sale de ese lugar cálido y seguro como lo es el vientre materno, al mundo exterior, está propenso a sufrir cambios por las condiciones del entorno en el cual se tendrá que desenvolver, entre estas se encuentra la pañalitis o dermatitis del pañal, una de las afecciones más frecuentes en los bebés de temprana edad.

La dermatitis del pañal o Pañalitis como se le conoce comúnmente, es la irritación de la piel del bebé en el área que está en contacto con el pañal, comienza con un enrojecimiento de la piel que de no ser tratada puede empeorar con la aparición de escamas y ulceraciones (heridas) que podrían convertirse en profundas, causando ardor y molestia en el bebé. Se produce generalmente cuando el bebé no recibe un cuidado adecuado permaneciendo mucho tiempo con un pañal cargado de orina y heces, causando que la acidez de estas, mas los roces del pañal, y condiciones ambientales como altas temperaturas, afecten la piel del bebé.
Aparece principalmente en las áreas que permanecen en contacto con el pañal, se localiza en la parte baja del abdomen, entrepierna, ano, genitales y nalgas. Estos síntomas hacen que el bebé se sienta incómodo, irritante y en muchos casos el llanto es mas frecuente.
Causas:
  • La principal causa de la pañalitis es la falta de aseo y limpieza adecuado, esto hace que se acumule heces y orina que junto al pañal húmedo generan las condiciones que producen la irritación de la piel.
  • Otra causa aunque no muy común, es que algunos pañales pueden contener perfumes y sustancias a las cuales algunos bebés pueden ser alérgicos, generalmente los de piel más clara y delicada. En estos casos se suele probar diferentes marcas y utilizar productos que contengan un ph neutro y además contengan la menor cantidad de químicos y perfumes posibles, para reducir el riesgo de irritación.
Recomendaciones:
  • Primero que nada cambiar y lavar al bebé frecuentemente, incluso si el pañal no esta húmedo.
  • Quitar el pañal y dejar esa área al aire libre por lo menos 15 minutos cada día, sacándolos a que reciban el sol de la mañana entre 7 a.m. y 9 a.m., esto ayuda a que esa parte de la piel este aireada, además los rayos solares contienen Vitamina D que es excelente para mejorar y fortalecer las condiciones de la piel.
  • Lo ideal e importante es lavar la colita del bebé con agua tibia corriente. Si no se pudiera, la segunda opción es lavarla con un algodón y agua tibia en un recipiente; dejando como última opción los pañitos húmedos, ya que estos pueden causar incomodidad debido al roce y por otro lado el bebé no quedaría bien aseado por que en unos casos el llanto seguido distrae y agita a la persona que lo está cambiando.
  • Algunas veces será necesario utilizar jabón PH neutro. No se debe exceder en la limpieza de la colita del bebé, frotarlo vigorosamente, usar mucho jabón, no enjuagarlo bien, pueden irritar su delicada piel.
  • Luego de la limpieza muchas madres tienen como costumbre colocar talco o cremas contra escaldaduras que tienen como finalidad crear una película protectora que reduzca la fricción con el pañal y también evitar el contacto con la orina o las caquitas, pero deben usarse en poca cantidad como prevención, de lo contrario, el talco en combinación con la orina y las caquitas formarán una “masa” que será peor para el bebé.
  • Recuerda que si tu bebé presenta esta afección busca asistencia médica inmediata, luego que el Doctor examine el paciente y asigne el tratamiento adecuado, puedes ayudar en tu casa con las recomendaciones anteriores.