Archive for 27 octubre 2008

El Tabaco perjudica la Salud del Bebé

octubre 27, 2008
Según un artículo publicado en la página de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el humo del tabaco o cigarrillo puede aumentar el riesgo crónico de que los bebés y niños sufran enfermedades. Unos 700 millones de niños (aproximadamente la mitad de los menores en todo el mundo) respiran habitualmente aire contaminado con humo de tabaco.

El hogar y el automóvil son los dos lugares principales donde los niños son víctimas de la exposición pasiva al humo del tabaco. Las personas que siguen fumando en estos lugares cerrados someten a otros, particularmente a los más pequeños, a una peligrosa mezcla de toxinas como nicotina, monóxido de carbono y otras sustancias tóxicas y cancerígenas, incluso cuando las ventanas permanecen abiertas. Este humo de tabaco respirado por no fumadores contiene más de 4.000 químicos. De este número, se sabe que más de 60 son agentes causantes de cáncer.

Los bebés y los niños son más vulnerables que los adultos a estos venenos. Los más pequeños inhalan más toxinas por unidad de peso corporal que los adultos. Además, estos químicos permanecen en el organismo infantil durante más tiempo debido a que tienen una menor capacidad para procesar estos venenos.

Fumar expone a bebés y niños a riesgos crónicos para su salud:

  • Incrementa el riesgo de muerte súbita de bebés.
  • Contribuye a un bajo peso al nacer y daña el desarrollo pulmonar.
  • Aumenta el riesgo de infecciones de oído.
  • Causa bronquitis y neumonía en adultos jóvenes.
  • Incrementa el asma, la tos y el resuello entre niños en edad escolar.
Se considera esencial la interacción directa de los padres para proteger a los más pequeños, que no son capaces de alejarse de las fuentes de humo de tabaco tan fácilmente como los adultos o los niños más mayores. Esta limitación hace que potencialmente estén expuestos al humo de tabaco ajeno durante periodos más largos y de mayor intensidad.
Anuncios

Esquema de Vacunación

octubre 26, 2008

En el siguiente esquema podrás ver las vacunas que necesita tu bebé y en que momento deben ser aplicadas:

Haz click sobre la imagen para ampliar

El Reflujo Gastroesofágico en Bebés

octubre 7, 2008
Es el proceso de retorno de cierta cantidad de alimento que luego de haber entrado al estómago regresa a través del esófago siendo expulsado en forma de “buches”; generalmente se produce después de comer o en el momento de expulsar los gases. La expulsión puede ser leve apenas lograr salir de la boca, o fuerte al punto de salir por la nariz y entrar en las vías respiratorias causando en ocasiones ahogamiento en el bebé.

Esto ocurre debido a la inmadurez del Esfínter Esofágico inferior o lo que popularmente conocemos como la boca del estómago; en los bebés de 0 a 6 meses este músculo aún no tiene la fuerza necesaria para ejercer sus funciones de abrir para permitir el paso de los alimentos hacia el estómago y cerrar para impedir que regresen.

Normalmente el esfínter debería permanecer cerrado, y solo abrirse para permitir la entrada de los alimentos. Pero en los primeros meses de vida del bebé esta parte de su organismo aún no está completamente desarrollada, en consecuencia no realiza su función motora como debería, permaneciendo abierto, lo que permite que el alimento pueda regresarse y ser expulsado en forma de buches con cualquier movimiento brusco, exceso de alimentos, o con la expulsión de los gases.

Afortunadamente este problema desaparece aproximadamente hacia el sexto mes de vida del bebé, a esta edad el esfínter esofágico encargado de controlar la entrada de los alimentos y cerrar para que estos no regresen, se ha fortalecido y desarrollado, adquiriendo fuerza suficiente para realizar su función motora de forma normal.

Es importante destacar que aunque esto se pueda considerar normal que suceda después de cada comida, debemos saber diferenciar cuando deja de serlo. Generalmente se considera normal pequeños restos de alimento que apenas logran salir de la boca del bebé con la expulsión de los gases o espontáneamente, manteniendo su color y olor natural. En cambio cuando esto aumenta tanto en cantidad como en numero de veces, y además el alimento es expulsado con mayor fuerza teniendo un olor mas ácido y un color amarillento, se puede considerar como vómitos, y se debe buscar asistencia médica inmediata para que sea el pediatra que determine la causa y el tratamiento a seguir.

Causas del Reflujo:
  • Colocar al bebé en una posición inadecuada para alimentarlo; por ejemplo semi-acostado o completamente acostado, las posiciones horizontales aumentan la posibilidad de que se produzca el reflujo.
  • Movimientos bruscos después de haber comido; subir o bajar al bebé bruscamente, mantenerlo en posición horizontal después de comer sin esperar el tiempo correspondiente para que el bebé asimile el alimento, provocando que el alimento se regrese con mayor facilidad.
  • Excesos en la alimentación; suministrar alimentos exageradamente al bebé puede saturarlo y superar la capacidad de su estómago, trayendo como consecuencia el reflujo.
  • No esperar lo suficiente como para que los alimentos bajen correctamente, y el bebé expulse los gases después de cada comida.
Recomendaciones para evitar el Reflujo:
  • Alimentar al bebé en posición vertical, esto ayuda que los alimentos bajen con mayor facilidad y evitar su retorno. Nunca alimentarlo acostado.
  • Alimentar en cantidades adecuadas, puede disminuir la cantidad de alimento pero aumentar la frecuencia, así asegura la buena alimentación y previene el reflujo.
  • Ayudar al bebé a expulsar los gases después de cada comida, por lo menos durante quince minutos en posición vertical.
  • No mover al bebé bruscamente después de las comidas; tratar de mantenerlo lo mas relajado posible.
  • No acostar al bebé inmediatamente después de comer; si está dormido tratar de mantenerlo al menos quince minutos en posición vertical, mientras expulsa los gases y el alimento haya bajado completamente.
  • En ocasiones cuando el proceso de reflujo es muy fuerte o la cantidad de alimento que regresa es abundante suele pasar a las vías respiratorias, ocasionando cierta obstrucción momentánea. Luego de de esto algunos pediatras recomiendan el suministro de soluciones nasales que ayuden a descongestionar esa área del sistema respiratorio.

octubre 5, 2008

Mucosidad y Sangre en las Heces del Bebé

octubre 2, 2008
Los primeros meses de vida del bebé representan un gran reto y muchos obstáculos a superar tanto para él como para los padres. En ese lapso de tiempo el bebé está expuesto a nuevas amenazas que aún su organismo no está lo suficientemente fuerte para combatir.

Sin duda que ver en las deposiciones (heces) de nuestro bebé ciertas cantidades de mucosidad acompañada con puntos o pequeños coágulos de sangre, nos puede alarmar y asustar, y no es para menos ya que esta situación es un poco delicada y puede complicarse si no se trata adecuada y rápidamente.

Generalmente las deposiciones que contienen moco y sangre son bastante líquidas, esto debido a que obedecen a un mecanismo de rechazo que está sucediendo en los intestinos. Se dice que tanto los intestinos del bebé como el aparato digestivo completo no está completamente desarrollado en los primeros meses de vida, lo que lo hace muy vulnerable a sufrir alteraciones, y aumenta la posibilidad de que se presenten malestares como los Cólicos, gases, entre otros. No es sino hasta el sexto mes aproximadamente que el aparato digestivo del bebé está mucho más fortalecido y desarrollado para afrontar cualquier enfermedad así como tolerar las sustancias de algunos alimentos, que en sus primeros meses de vida generaron algún desequilibrio en su organismo.

Entre tanto durante esos primeros meses de vida debemos ser estrictamente cuidadosos en la alimentación y las cosas que le damos al bebé para jugar, con el fin evitar que de forma innecesaria contraiga enfermedades.

Esta claro que a veces aunque tengamos el mayor cuidado, y una estricta higiene nuestro bebé puede presentar cuadros de diarrea, que en muchos casos vienen acompañados con un poco de mucosidad y sangre.

Causas
Cuando esta situación se presenta lo primero que queremos saber es que está causando esta situación, como ya hemos mencionado en otro Artículo La Diarrea, es una alteración causada por virus, bacterias, alergia a alimentos, y muy raro en edades de 0 a 4 meses por parásitos.

Ahora bien ¿Por qué se produce la mucosidad y la sangre?
Para responder esto es necesario conocer un poco como funciona esa parte en donde se está produciendo la alteración. Los Intestinos están rodeados en su interior por una membrana cuya función es protegerlos de agentes externos para que no dañen las paredes de los mismos, cuando estos son atacados por cualquiera de las causas anteriores virus, bacterias, sustancias de alimentos, parásitos, el primer daño se produce en esa membrana, la cual es rechazada o desprendida del intestino con el fin de deshacerse de las bacterias o los agentes dañinos alojados en ella, y así combatirlos, cuando se produce este desprendimiento, puede resultar que en ese proceso se libere un poco de sangre, y luego todos esos restos son expulsados del cuerpo en las deposiciones, siendo visibles, y es lo que conocemos como mucosidad y sangre en las heces. La sangre de color rojo intenso también nos ayuda a determinar donde está produciéndose el daño, es decir, cuando la sangre proviene de una parte alta como el estomago, puede verse en las heces manchas marronas oscuras o negras debido al proceso digestivo y los ácidos gástricos que alteran la composición de la sangre y color, o quizás no sea visible al ojo, en cambio cuando proviene de partes bajas como los alrededores del recto y ano, el tiempo que tarda en salir es muy corto para que se alteren sus características normales y es por eso que es visible con un color rojo intenso en las deposiciones del bebé.

Tratamiento
En estos casos lo mas recomendable es buscar asistencia medica inmediata, ya que el Pediatra es el indicado para determinar a través de la realización de pruebas lo que esta causando el daño en el bebé, como debe ser tratado.

Sin embargo se puede recomendar según sea el caso lo siguiente:

Viral:
Como hemos mencionado en otros artículos los virus viven por ciclos, al culminar dicho ciclo desaparecen y con ellos la infección. Generalmente no requieren ser tratados por medicamento alguno. Pero para contrarrestar la pérdida de líquido es recomendable dar abundante líquido (agua, suero oral), se puede complementar la alimentación con agua de arroz.

Bacteriana:
Contrario al virus, ésta se reproduce y va atacando progresivamente, puede causar mayor daño, aunque el organismo puede desarrollar defensa para contrarrestarlas, generalmente los médicos recurren a la utilización de antibióticos para atacar y destruir la bacteria con mayor rapidez. Lo principal en estos casos, es no evitar que el bebé se deshidrate, ya que en este cuadro diarreico, el pequeño cuerpo del bebé puede perder gran cantidad de líquido en poco tiempo.

Alergia a algunos Alimentos

No existen medicamentos para combatir esta alteración, ya que no es una enfermedad sino una condición que generalmente desaparece hacia el sexto mes de vida del bebé. Si la madre amamanta, lo primero que se debe hacer es suspender de su dieta cualquier alimento que pueda ser alergeno, entre estos: lácteos (quesos, mantequillas), salsas en exceso, grasas, frutas cítricas, trigo, debido a que estas sustancias quizás no afecten a la madre pero pasan al bebé a través de la leche materna y pueden causarle daño. Si el bebé toma formula se recomienda utilizar una formula hipoalergénica, ya que reducen los componentes de la leche que pueden causar alergias y es mas fácil de asimilar por el organismo del bebé.

En algunos casos, muchas madres suelen eliminar la formula y alimentar a su bebé solo de la leche materna, pero claro está cumpliendo estrictamente la dieta que popularmente se conoce como dieta del arroz, se le llama así porque la madre debe hacer el sacrificio de eliminar gran variedad de alimentos de su dieta por el bienestar de su bebé.

En la mayoría de los casos después que un bebé atraviesa un cuadro diarreico, acompañado de mucosidad y sangre, luego de recibir el tratamiento adecuado, en mas o menos 4 o 5 días desaparecen estas alteraciones, sus deposiciones comienzan a estar mas sólidas, no presentan mucosidad ni sangre, y no son tan acidas, todos estos son indicios de que el bebé comienza a mejorar notablemente y ha desaparecido la infección.

La Diarrea en Bebés de 0 a 6 Meses

octubre 2, 2008

Generalmente los bebés entre 0 y 6 meses tienen deposiciones muy frecuentes, pueden tener entre 4 y 6 deposiciones en un solo día, algunos más, todo depende del metabolismo de cada uno. Pero hay algunas consideraciones a tener en cuenta para determinar si es o no normal lo que sucede en el bebé.

Se consideran normales si las deposiciones aunque sean un poco liquidas el bebé no presenta ningún cambio notable en su humor, apetito, u otros síntomas como fiebre y sobre todo cuando el alimento principal es la leche materna.

En cambio cuando las deposiciones del bebé son bastante liquidas, expulsadas con mayor fuerza, y se producen muchas veces al día, sumado a esto el bebé presenta otros síntomas como fiebre, vomito, irritabilidad, o perdida de peso, se debe tener mayor cuidado, debido a que se considera esto como un cuadro diarreico y se debe consultar al médico para determinar con exactitud que la está causando, y cual es el tratamiento a seguir.
La Diarrea es definida como un conjunto de alteraciones que se producen en el sistema gastro digestivo del bebé y generalmente causadas por virus, bacterias, y otros agentes que alteran las condiciones normales de esa parte del cuerpo ocasionando deposiciones totalmente liquidas, acidas, a veces acompañadas con mucosidad y sangre, que pueden provocar efectos secundarios como deshidratación y daños en las paredes intestinales.

¿Cuáles son las causas mas frecuentes de Diarreas en Bebés?
La Diarrea por si sola no es la causa si no más bien el efecto, es decir, ésta es causada generalmente por virus y bacterias que se alojan en los intestinos, provocando alteraciones en el sistema digestivo del bebé, esto hace que se active un mecanismo de defensa y rechazo que conocemos como diarrea, y se produce mediante la expulsión casi inmediata de los alimentos y líquidos que entran al organismo, a su vez estas alteraciones generan un desequilibrio en los jugos gástricos provocando mayor acidez, los alimentos quedan mal digeridos, y no obtiene los nutrientes necesarios lo que a la larga se traduce en deshidratación.

Entre las causas comunes tenemos:

Virus
La Diarrea causada por virus generalmente no requiere ser tratada con ningún medicamento ya que estos tienen un ciclo de vida, una vez que se cumple desaparecen y así también la infección, pero siempre lo principal es evitar que el bebé se deshidrate, suministrándole abundante liquido, tratar de que coma lo suficiente, y de ser necesario introducir soluciones fisiológicas para reponer el líquido perdido.
Bacterias
Si la Diarrea es causada por una bacteria, el medico puede recurrir al uso de antibióticos bajo estricto control, lo primero que se toma en cuenta para determinar su existencia son los resultados de pruebas de sangre, especificamente los valores que presentan los leucocitos, linfocitos, y segmentados, el análisis de estos debe ser realizado por el medico tratante. De ser necesario en algunos caso se recurre a realizar un cultivo de heces del bebé, a través de éste se determina con exactitud la bacteria que está causando la infección, esto ayuda a combatirla más eficazmente.
Generalmente en cuadros diarreicos los médicos suelen suministrar probióticos, que son medicamentos que ayudan a reponer la flora bacteriana. La Diarrea como mecanismo de expulsión, trata de rechazar las bacterias que están causando la infección, pero en ese proceso también se eliminan bacterias que habitan normalmente en los intestinos conocidas como la flora bacteriana y que cumplen funciones importantes dentro del mismo. Para ayudar a reponer estas bacterias los médicos recurren a la utilización de probióticos que son medicamentos a base de microorganismos vivos que ejercen efectos positivos en el intestino ayudando a recuperar el equilibrio bacteriano del mismo.

Alergia a algunos Alimentos
Hemos visto como la diarrea puede ser causada por Virus y Bacterias, pero existe otro causante de esta alteración, que cada día mas niños la sufren, esta es la intolerancia o alergia causada por las sustancias contenidas en algunos alimentos.

Después de haber realizado las pruebas pertinentes, sin arrojar indicios ciertos de virus o bacterias, debemos apuntar nuestras sospechas a un cuadro alérgico en los intestinos o en alguna parte del sistema gastro-digestivo. El bebé a temprana edad solo se alimenta de leche materna o formulas, o quizás una combinación de las dos. Sin embargo, la OMS (La Organización Mundial de la Salud) afirma que el mejor alimento es la lactancia materna exclusiva, y no debe ser acompañado con otro ni siquiera agua por lo menos hasta cumplidos los seis meses de edad.

En estos casos lo primero es determinar que alimento puede estar causándola, si el bebé se alimenta con formula, se suele cambiar a una hipoalergénica, ya que estas reducen los componentes de la leche que pueden causar alergias. Si es alimentado solo con lactancia materna, la madre debe tener una dieta estricta evitando comer alimentos y frutas alérgenas, como cítricos, lácteos, y otros que contengan trigo, ya que está comprobado que estos alimentos son más propensos a generar alergias, y sus componentes pasan a través de la leche materna al bebé.

Otro aspecto que ayuda a determinar este causante de diarreas, es el hecho de que el bebé no baja de peso, su apetito es normal, y no presenta fiebre, lo que pareciera que esta completamente normal y sano a excepción de las deposiciones muy seguidas, y con olor acido. No por esto se debe dejar a un lado esta situación, al contrario se debe tener mucho cuidado para evitar daños mayores en las funciones gastrointestinales del bebé.

Complicaciones
La complicación principal de la diarrea a parte de la molestia e incomodidad que genera en nuestro bebé, es la deshidratación, como este es un mecanismo de rechazo, el cuerpo pierde mucho liquido, que muchas veces es mayor al que el organismo puede reponer u obtener de los alimentos y líquidos que obtiene por vía oral, teniendo que recurrir al suministro de soluciones fisiológicas por otras vías que ayuden a reponer el liquido perdido y evitar cuadros de deshidratación crónicos.

Tratamiento

  • Lo primero a suministrar es abundante líquido, y de ser necesario soluciones fisiológicas. Recordemos que la Diarrea va de la mano con la deshidratación, y el cuerpo de un bebé tiende a deshidratarse rápidamente.
  • Si el bebé no come alimentos sólidos aún, debe mantener la leche materna exclusiva, a demanda.
  • Si el bebé ya consume alimentos sólidos, se puede tratar con dietas basadas en verduras, frutas y algo de leche. Siempre teniendo cuidado de no incluir frutas cítricas, ni alimentos que puedan ser flatulentos.
  • En ambos casos se suele utilizar como remedio casero el agua de arroz, esta se prepara colocando 1 cucharada de arroz en cuatro tazas de agua, hervirlas hasta que el arroz este listo para consumo, luego se licua y se cuela, si le ofrecerá al bebe con la formula lo deja el agua de arroz mas liquida y si lo ofrecerá sola puede dejarla como chicha (espesita). Esto ayuda mucho ya que alimenta al bebé así como lo ayuda a disminuir la acidez en su organismo y por ende puede darle más consistencia a las deposiciones.
  • En caso de que el bebé presente fiebre, puede ayudarlo colocándole pañitos húmedos con agua tibia en la frente, no colocarle exceso de ropa, y de ser muy alta se puede tratar de bajar sumergiendo el cuerpo del bebé hasta la altura del ombligo en agua tibia por aproximadamente 15 minutos, al mismo tiempo frotarlo con un pañito suave y el agua tibia por todo el cuerpo, esto ayudará a abrir los poros y permitirá que el cuerpo se refresque, por ningún motivo, utilice alcohol en el agua, o de cualquier otra forma para tratar de bajar la fiebre, está demostrado que el alcohol utilizado en fiebres altas puede causar complicaciones, debido a que es una sustancia fría, que cierra los poros, generando un escalofrió interno en el bebé y puede llegar a causar un shock.

Recuerda que si tu Bebé presenta cuadros Diarreicos, o algunos de estos sintomas, aunque esta información te ayude mucho, lo primero que debes hacer es recurrir al Pediatra, o buscar asistencia médica.